Bodegas Benjamín Rothschild & Vega Sicilia

REGRESO A LO AUTÉNTICO

BRVS conforma la visión conjunta que dos grandes nombres del mundo del vino Rothschild y Vega Sicilia, tienen de la Rioja. Supone la conjunción de sol, tierra, agua y hombre en busca de un estilo inimitable que aúna tradición y vanguardia.

La Implantación de la Bodega «Benjamín de Rothschild & Vega – Sicilia, S.A.» será al nordeste de la población de Samaniego y a menos de 2 Km del centro urbano. Está enclavado en un paraje conocido como «San Millán”. Tiene una superficie de 45.473 m2. Su forma es rectangular alargada con la esquina suroeste extendida en forma de «pico de ave”. En su interior y al noroeste, hay un bosquete de encinas a proteger que ocupa una superficie de 4.528 m2. Se encuentra limitado por caminos rurales por tres de sus lados, este, oeste y sur, este último conocido como «Camino de los Caños”. Disfruta de imponentes vistas a la Sierra de Cantabria hacia el norte y del valle del Ebro hacia el Sur con las poblaciones de Samaniego, Leza y al fondo la Sierra de Ezcaray.

La Arquitectura de la Bodega responde a una idea básica y preliminar de respeto y sensibilidad con el entorno y el paisaje, por lo que plantea su edificación en naves más pequeñas. Su imagen exterior es de tres naves independientes pero fuertemente relacionadas. Cada una de estas naves representa y aloja
una actividad principal de la Bodega, es decir; Elaboración, Envejecimiento y Expedición. Al mismo tiempo cada una se identifica con un elemento básico de la naturaleza; Elaboración será la nave del «Agua”, Envejecimiento la nave de la «Tierra” y Expedición la nave del «Sol”. Desde su concepción, la Bodega tiene una apuesta decidida por la sostenibilidad, en términos de reducción de consumos, de emisión de gases de efecto invernadero, de vertido de residuos y del consumo eléctrico.

Las naves de Elaboración (Agua) y de Expedición (Sol), tienen un protagonismo espacial y formal más señalado, acogiendo en su interior los espacios más amplios, altos y luminosos. Exteriormente cada una se prolonga en un pórtico de grandes dimensiones para proteger los accesos de la lluvia y el sol. La nave central de Envejecimiento (Tierra), tiene menos altura y dimensión, su volumen es más compacto y cerrado y actúa de pieza de transición entre las dos anteriores.

En sección la Bodega se desarrolla en cuatro niveles con una diferencia total entre ellos de casi 13 m, por lo que se va adaptando a la pendiente natural del terreno. El proceso del vino es por tanto un proceso por gravedad. Los cuatro niveles están conectados verticalmente por escaleras y plataformas elevadoras para personas y arga.

La zona social de la Bodega está separada de esta y se sitúa en la parte alta del terreno, entre el viñedo experimental y el bosquete. Su arquitectura se diseña con una volumetría e imagen similar a la Bodega, como si fuera un satélite de la misma.